www.alcoholinformate.org.mx
  14 de Diciembre de 2017

Publicado por daniel 17-4-2017

0 Comentarios

¿QUÉ ONDA CON EL ALCOHOL?

Consumo de alcohol en adolescentes ¡tú decides!
María Dolors Mas

FUENTE:Siquia/Actualidad

ESPAÑA

Posiblemente, tus padres, tus profesores y otros adultos te hayan repetido en numerosas ocasiones aquello de “no bebas alcohol”, “si te acostumbras al alcohol, tan joven, tu salud se resentirá”, “con el alcohol sólo consigues ponerte enfermo”. Pero, por otra parte, están tus amigos – consumidores de alcohol en fiestas, salidas y fiestones – quienes te cuentan que “no pasa nada” y que, además, te vas a sentir alegre, simpático, desinhibido, hablador, te vas a divertir, y ¡vas a ligar un montón! Y acabas consumiendo.

¿Qué hay de verdadero y qué es falso en lo que te cuentan tus amigos?

Ante todo debes saber que, a pesar de que estamos en una sociedad cuya cultura ha interiorizado el consumo de alcohol como algo habitual, estamos hablando de una droga que produce efectos sobre el sistema nervioso central. Por tanto, no es ningún juego.

De lo que te cuentan tus amigos, es verdadero:

  • Te desinhibe y te sientes alegre, hablador, te diviertes y, según ellos, ligas más – aunque, viéndolo desde la perspectiva de la persona con la que intentas ligar, puede que estés haciendo el ridículo. El problema es que – si les preguntas a tus amigos – te dirán que estos efectos son debidos a que el alcohol es un estimulante y esto es falso: el alcohol es un depresor y lo que hace es permitir que se liberen los instintos primarios.

  • Efecto analgésico: disminución del dolor y anestésico. Te acabará entrando sueño. Algunos de tus amigos te dirán que les permite evadirse, “colocarse” y olvidar todas sus “cosas”. Eso sí, que cuando se vuelve del “viaje”, todo lo que no se quiere afrontar sigue en el mismo lugar.

  • El “no pasa nada” es muy relativo. Si se bebe con moderación no se arriesga la salud. Nuevo problema: en este caso, hallar el límite es difícil y, cuando te pasas del mismo, pueden existir consecuencias a corto, medio o largo plazo.

Sin embargo, es falso:

  • No te puedes divertir si no bebes. Mucha gente es abstemia y no por ello deja de divertirse. Al revés, en la inmensa mayoría de los casos, es el que bebe alcohol el que acaba “amargando” la fiesta a los demás porque genera un conflicto, se pelea, se pone a llorar, vomita o está que se cae por los suelos ¿Te imaginas llevándolo a su casa? ¿Qué le explicarías a sus padres que estabais haciendo?

  • Tienes que comer algo para que el alcohol no te haga daño. Si tienes el estómago lleno de comida, lo único que consigues es absorber más lentamente el alcohol pero no impides que llegue, de cualquier forma, a la sangre y se distribuya por los órganos y produzca el mismo daño.

  • Si bebes te diviertes, haces más amigos y ligas más. Una dosis pequeña de alcohol te desinhibe. Sin embargo, si tus habilidades sociales no son muy buenas, las relaciones sociales no mejorarán. Debes pensar que una de dichas habilidades sociales es escuchar antes de hablar y que la misma queda anulada por efecto del alcohol. Por otra parte, si no haces un intento de mejorar tus habilidades sociales, lo que te ocurrirá es que cada vez necesitarás más alcohol para conseguir el mismo efecto y esto te puede llevar a tener conductas desde ridículas hasta violentas, consiguiendo el efecto contrario y haciéndote alejar de los otros.

  • Para superar la depresión y la ansiedad, lo mejor es beber. Aunque es cierto que el alcohol puede disminuir momentáneamente los efectos de la ansiedad, si sigues consumiendo provocará el efecto contrario ya que acabarás siendo “adicto”, lo cual es generador de ansiedad. Ello te sumerge en un bucle y a más ansiedad, más depresión.

  • Sólo si tienes un problema psicológico, te puedes convertir en alcohólico. De ninguna manera. La condición necesaria y suficiente para padecer alcoholismo es habituarse a beber alcohol excesivamente y con frecuencia. A partir de aquí, se inician los problemas psicológicos y no al revés.

Como queda claro, si estás intentando “ahogar las penas en alcohol”, te aseguro que no es un buen plan.

Yo aguanto mucho”

Quiero que sepas que me alegro si te refieres a que aguantas haciendo deporte o estudiando; pero si lo que quieres decir es que “aguantas mucho bebiendo alcohol”, algunas puntualizaciones:

Si piensas que “aguantar mucho” es lo que algunos llaman “saber beber”, “ser más fuerte” o “controlar”, pronto verás que estás muy equivocado.

Cuando nos habituamos a beber alcohol, el cuerpo se acostumbra poco a poco a sus efectos tóxicos y llega un momento en que deja de sentir las consecuencias nocivas como el mareo, las náuseas y el malestar general de las primeras veces dado que el organismo va desarrollando una tolerancia hacia la sustancia.

Aun así, ello no implica que el organismo quede automáticamente protegido del daño. Cuando consumes en exceso, tu hígado y tus riñones realizan un sobreesfuerzo para poder desintoxicarte adecuadamente. Si no pueden o si sigues bebiendo en exceso, llegará un momento en que pasarás la capacidad de detoxificación de estos órganos, originando daños tan irreversibles como una hepatitis crónica, úlceras, cirrosis,…

A nivel psicológico puedes acabar desarrollando una psicosis, el Síndrome de Korsakoff,…aunque lo más grave es la posibilidad de desarrollar una importante dependencia. Cada vez necesitas beber más para sentir los mismos efectos así que el mecanismo que nos alerta de que “te estás pasando”, desaparece.

Aprende a decir no al alcohol en la adolescencia.

Entendemos que la adolescencia es una época de muchos cambios, en que aparecen y se asientan los deseos de independencia, de rebeldía, en que nos hallamos en búsqueda de nuestra propia identidad y estamos más cerca de nuestros amigos que de nuestros padres.

Así se empieza a beber. Igual que se comparten noches de marcha o sesiones de estudio, se comparte la bebida como una forma de diversión y, especialmente, de ir en contra de las normas impuestas por los adultos.

También está el amigo tímido, el que ve la fiesta desde una esquina y acaba bebiendo porque si no “da la nota”, porque los otros le insisten, porque “no pasa nada”, por la presión de los anuncios publicitarios, para que nadie se enfade, para que le vuelvan a invitar o por millones de razones más, ninguna de las cuales tiene que ver con su propia voluntad.

En cualquiera de los dos casos, no es una decisión propia sino una decisión supeditada a diversos factores, todos ellos externos. ¿Quieres ser tú quien tome la decisión acerca de si debes o no beber? Entonces ten en cuenta lo siguiente:

  • Valora los aspectos positivos y negativos. Haz una lista de las ventajas e inconvenientes que supone para ti tomar alcohol. Pero que sea una lista real, no supeditada a factores externos.

  • Cuanto más tardes en probar el alcohol, mejor. Si eres menor de 18 años, el alcohol es un tóxico potente para tu organismo: procura cuidarte.

  • Si eres una chica, modera el consumo. El organismo de las chicas es más vulnerable a los efectos nocivos del alcohol que el de los chicos. Eso no significa que los chicos puedan beber y las chicas, no. Solo quiero decir que el alcohol es un líquido que se diluye menos en los tejidos corporales de las chicas y más en los de los chicos.

  • Si tienes algún familiar con antecedentes de alcoholismo, no te arriesgues. En este caso, tu mejor decisión sería no beber. Piensa que en el mundo hay millones de adolescentes como tú que son abstemios y nadie considera que sean “bichos raros”. En cualquier caso, cuando existen antecedentes familiares y decides beber, que sea de vez en cuando y de forma moderada. Vigila cualquier posible inicio de problemática relacionada con el alcohol.

Cómo decir que no al alcohol ante los amigos

Lo entiendo ¡qué difícil es negarse a lo que te piden tus amigos! Posiblemente, si ellos deciden hacer algo muy arriesgado con sus vidas, vas a decirles que no, ¿verdad? Lo más importante es saber que los verdaderos amigos se cuentan con los dedos de una mano, que el resto es gente para “salir de marcha” y que tus amigos verdaderos aceptarán tu decisión, sea la que sea, porque es tuya y porque te respetan como amigos que son.

Tampoco se trata de decir un “no” de malas maneras porque podría generar un conflicto innecesario pero ellos deben saber que tú tienes tus razones para tomar tu decisión que son tan buenas como malas pueden ser las suyas para tomar su decisión.

Si lo que te ocurre es que te faltan habilidades sociales para entablar una conversación, defender tus opiniones sin ofender al otro,…existen talleres que las enseñan, también terapias de grupo o, incluso, divertidas sesiones de role-playing con un terapeuta.

 

 

 

Alternativas para pasártelo bien sin beber.

  • Búsqueda de nuevas sensaciones: existen múltiples clubes, asociaciones o, incluso, tu propio grupo de amigos con el que podéis organizar excursiones, viajes, hacer montañismo o deportes de aventura…

  • Para evadirte: hacer deporte, bailar, salidas al aire libre, caminatas,…

  • En tu tiempo de ocio: escuchar música, ir a la discoteca, leer, charlar con tus amigos, jugar, “navegar”, chatear,…

  • Y si quiero tomar algo en la discoteca: existen múltiples bebidas, combinados sin alcohol de sabores y colores diversos.

¿Qué puede pasar si decido beber?

  • Ocasional y moderadamente. Procura no beber todos los fines de semana, ni para ligar, o porque estás nervioso o triste. Así sólo conseguirás los efectos contrarios.

  • Nunca consumas bebidas alcohólicas con el estómago vacío.

  • Nunca bebas si estás tomando medicamentos o sustancias de abuso. Piensa que podrías llegar al coma y existirá la posibilidad de un desenlace fatal.

  • No bebas de golpe, sino lentamente.

  • No conduzcas ni realices actividades con algún tipo de maquinaria que podrían resultar peligrosas si te fallasen los reflejos.

  • Decide cuánto y qué vas a beber, antes de hacerlo, sin dejarte influenciar por lo que hagan los otros.

  • No hagas que otros beban alcohol si no lo desean.

  • Si detectas que tienes problemas, pide ayuda profesional. No esperes a que sea demasiado tarde.




Agregar Comentario

Nombre:  
Email:  
Comentarios:  
Introduce el texto de la imagen:  
   










Tú y tu mundo
La velocidad como identidad urbana

MEXICO Una de las dimensiones de análisis fundamental para comprender los procesos culturales de la juventud consiste en acercarse al conocimiento de las prácticas sociales vinculadas con el consumo ...

11-4-2012
0 Comentarios

Todo para tu fiesta
Riesgo de abusar del alcohol en los festejos

En las fechas importante en la que se reúnen los amigos y la familia a festejar en grande. Se preparan manjares deliciosos, se decora la casa y el ambiente se llena de alegría e ilusión. Si hay algo ...

11-4-2012
0 Comentarios

¿Qué onda con el alcohol?
Los efectos del alcohol y la nutrición

Normal 0 21 false false false MicrosoftInternetExplorer4 /* Style Definitions */ table.MsoNormalTable {mso-style-name:"Table Normal"; ...

20-1-2011
0 Comentarios

Videos, juegos y más...
Bebo va de fiesta

...

15-3-2012
0 Comentarios



<< < Diciembre/2017 > >>
Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab
 
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
 











Derechos reservados © 2012 Fundación de Investigaciones Sociales, A.C.

Dirección: Av. Ejército Nacional No. 579, 6º Piso, Col. Granada, Delegación Miguel Hidalgo, C.P. 11520, México, D. F.
Teléfonos: 5545-6388, 5545-7027, 5545-7216 y 5545-9981

Aviso Legal